Aceite expectorante 50 ml

6,95

Aceite expectorante 50 ml / Envase de 50 ml

Descripción

Formula especifica que se utiliza en el pecho, zona de adenoides o la espalda para despejar cualquier tipo de catarro, bronquitis, rinitis y tener un tratamiento externo y complementario a las infusiones gripales, el jarabe de abeto con propolis, el propolis, las capsulas de propolis, el herbogola o el herbotus.
Formula compuesta de aceite de hiperico, aceite esencial de eucalipto radiata, aceite esencial de romero, alcanfor y mentol.

Aceite de hiperico:
El aceite de hipérico es tradicionalmente recomendado en casos de depresión leve, tristeza y astenia otoñal o primaveral, y hoy en día se está investigando su aplicación en tratamientos contra graves enfermedades autoinmunes o cancerígenas.

Es una planta que crece con un tallo largo y ramificado que puede alcanzar hasta un metro de largo. Sus flores son doradas y florecen en verano, por lo que también se suele llamar “Planta de San Juan” (San Juan se celebra el 24 de Junio).

Contiene flavonoides, ácido ascórbico, cineol, pineno, taninos, limoneno… pero el compuesto que le otorga su valor terapéutico más notable es la hipericina. La hipericina inhibe la acción de la enzima “dopamina b-hidroxilasa”, lo que provoca un aumento de la dopamina y la serotonina (mejora el humor) en el organismo a la vez que disminuye la cantidad de adrenalina.

Por sus efectos sobre el sistema nervioso, la hipericina se utiliza en farmacopea para elaborar compuestos para el tratamiento de la depresión leve, la tristeza, el decaimiento, los trastornos psicológicos de la menopausia, etc… A pesar su uso en los compuestos farmacológicos antidepresivos, investigaciones llevadas a cabo por universidades de Alemania y Austria confirman que el tratamiento con hipérico puro (extracto o aceite), da mejores resultados que los tratamientos con fármacos antidepresivos comunes hasta en un 60% de los casos.

En marzo de 2011 se publicó en la revista médica norteamericana “Cáncer” un estudio que fue llevado a cabo por equipo de de científicos de EEUU y Canadá (facultades de medicina y neurocirugía), que desvelaba que el 22% de los pacientes con cáncer cerebral tratados con hipericina (del hipérico), reaccionaron mejor  al tratamiento contra los gliomas malignos, en combinación con radioterapia, quimioterapia y cirugía, que los pacientes tratados sin esta sustancia. El doctor William T. Couldwell, MD, PhD, profesor y presidente de neurocirugía en la Universidad de Utah. El estudio ha sido ampliado y continúan investigando su actividad anticancerigena. Hoy en día también se están llevando a cabo otros estudios para confirmar la actividad positiva del hipérico para el tratamiento del virus VIH, ya que mejora la actividad del sistema inmunológico y previene la infecciones bacterianas.

Además de sus efectos psicológicos, el aceite de hipérico tiene muy buenas cualidades analgésicas, por lo que se suele administrar también para tratar dolores leves o moderados como los dolores menstruales o dolores musculares o articulares.

También tiene buenas propiedades calmantes u vasodilatadoras, por lo que se suele utilizar para tratar varices o hemorroides. El aceite de hipérico además es antiséptico y cicatrizante por su alto contenido en taninos, por lo que se suele utilizar por vía externa para tratar heridas, acné, quemaduras y otras afecciones de la piel

Eucalipto Radiata, eucalyptus radiata aceite esencial, se utilizan las hojas, contiene cineol (eucalyptol 67%) y citrales 8%.

Propiedades: Específico de las vías respiratorias altas, nariz y garganta, descongestivo nasal, fluidificante de las mucosas, anti-infeccioso, antiséptico, refrescante, repelente de insectos, analgésico, anti-inflamatorio muscular y articular, una de las variedades de eucalipto preferidas en aromaterapia por su seguridad en el uso para niños

Aceite esencial romero:
El romero no se conoce desde hace poco, y sus beneficios menos. Algunas escrituras que datan del primer milenio antes de Cristo hacen referencia a los egipcios, que le daban múltiples usos y aplicaciones, tanto en el entorno de la estética como de la medicina milenaria. Más tarde, el imperio romano y el griego lo incorporaron a sus alimentaciones, y lo tenían en su lista de plantas medicinales curativas. Hoy en día, la Península Ibérica es uno de los mejores productores de romero. Otros países que producen el aceite son Marruecos y Francia. Italia se encarga de importarlo para añadir su denominación de origen.

La primera propiedad que llama la atención es su acción antiedad.
El aceite de romero se usa mucho sobre la piel combinado con la hierbabuena. Es muy rico en vitaminas, que como sabéis, poseen carácter antioxidante previniendo así el envejecimiento prematuro de la piel. El cutis agradece el uso cosmético de este extracto oleoso, especialmente en pieles secas. A largo plazo podrás lucir una piel joven y tersa. Pero hay muchas más propiedades.

Un efectivo hidratante.
Al ser un aceite, contiene concentraciones óptimas de ácidos grasos insaturados. Las grasas esenciales tienen muchas funciones, entre otras forman parte de las membranas celulares (bicapas lipídicas). Cuando las membranas se encuentran en perfecto estado, retienen mejor el agua y consecuentemente mejoran la hidratación de la dermis.

Es calmante.
Muchos deportistas aprovechan el aceite de romero por sus beneficios antiinflamatorios. Cuando llevan muchas horas realizando ejercicio, muchos músculos tienden a sobrecargarse, inflamarse y provocan dolencias. Por tanto, buscan tratamientos de fisioterapia con este tipo de productos relajantes, que promuevan la circulación sanguínea y prevengan los calambres. Podría ser el complemento ideal del harpagofito, ya que es apropiado para enfermos de artritis.

Propiedades antimicrobianas y antifúngicas.
Para evitar infecciones, se puede aplicar sobre las heridas cerradas, que ya han cicatrizado. Favorece la disminución de las cicatrices y las estrías, y así la dermis podrá regenerarse sin dejar rastro de la herida.

El aceite esencial de romero combate la halitosis. Entre su aroma y su poder bactericida elimina los microorganismos no deseados de la boca, y tu aliento volverá a su frescura habitual.

Limpia los conductos nasales a fondo, facilitando la respiración y suavizando la congestión que aparece en los resfriados, y en los constipados.En dosis infimas.

para cocinar.

Para dolores musculares en masajes.

Para el cabello

Esta propiedad merece una mención aparte, pues el aceite de romero  se utiliza especialmente para el pelo, debes saber que se emplea para mejorar el crecimiento del cabello y detener su caída, fortalecer las fibras capilares y nutrir los folículos pilosos. Asimismo, combate las canas e hidrata la barba, el bigote, las cejas…

Puedes añadir unas gotas del aceite a tu champu ya que le aporta nutrientes para cuidar el cuero cabelludo, los folículos pilosos y las puntas abiertas.

El árbol de alcanfor, alcanforero, o “Laurus Camphora”
es originario de Borneo, en Asia, pero se ha difundido por Europa, gracias a sus cualidades que van desde controlar los malos olores, hasta diversas propiedades medicinales.Alcanfor para la circulación, la tos, las vías respiratorias, y más

Es de este árbol que se obtiene el alcanfor, una sustancia de blanca y cristalina que suele utilizarse frecuentemente como insecticida, aromatizante así como por sus propiedades antisépticas.

El olor del alcanfor es muy distintivo y fresco, y su aceite tiene múltiples usos.  Las propiedades en el aceite son prácticamente los mismos que en el alcanfor, pero resulta ser más estimulante y muy útil para el dolor de estómago, y colitis.

Propiedades benéficas del Alcanfor

El fragante alcanfor, suele tener un sabor un tanto amargo, ligeramente refrescante, como las hojas de menta. Cuando se aplica localmente, puede percibirse una sensación de entumecimiento en la zona, por lo que se le atribuye cierto efecto analgésico, además es absorbido por la piel cuando se aplica en esta y puede ser irritante.

Mejora la circulación, y popularmente se utiliza para prevenir algunas enfermedades como la varicela, así como los ojos rojos o conjuntivitis.

Tiene propiedades carminativas, útil para el alivio de gases e hinchazón abdominal por los mismos.

Es estimulante, por lo que además de mejorar la circulación, favorece un metabolismo óptimo y una buena digestión.
Resulta útil para el dolor de articulaciones asociados con reumatismo, se pueden diluir unas gotas de aceite de alcanfor con aceite de oliva o bien con el jabón, para aplicarse en zonas donde hay dolor por reumas, artritis, esguinces y contusiones, ayudando no sólo al dolor sino también a desinflamar.

El aceite de alcanfor también es descongestionante, se puede diluir en agua caliente para aspirar el vapor resultante y así ayudar a descongestionar las vías respiratorias, por esta característica es ingrediente de muchos ungüentos para untar sobre el pecho cuando las vías respiratorias se encuentran congestionadas, como por ejemplo en casos de gripe. Además, consumir una infusión de alcanfor tiene efecto expectorante, ayudando a expulsar las flemas y combatir la congestión. Por otro lado, suele emplearse para combatir la tos.

También es antiséptico y desinfectante, se utiliza en pomadas y lociones para tratar enfermedades de la piel, tales como infecciones por hongos, más no se recomienda emplear cerca de heridas abiertas o laceraciones de la piel debido a que es irritante.

Posee propiedades antiinflamatorias y sedantes, es útil para la inflamación de tipo externa e interna, y resulta refrescante brindando relajación al cuerpo y mente.

El aceite de alcanfor insecticida, sirve para repeler insectos, si se quema un pedazo de tela empapado en aceite de alcanfor puede ahuyentarlos. También se suele emplear para combatir los piojos cuando se mezcla con el agua del baño, y en ocasiones se emplea para tratar picaduras de insectos leves.

El mentol,
derivado de la hierbabuena, eucalipto y poleo, es un compuesto a base de aceites volátiles de hierbas que tiene muchos beneficios potenciales para la salud. Se ha demostrado que cuando se aplica por vía tópica o por vía oral ayuda a tratar problemas gastrointestinales, dolor, inflamación y congestión.

Usos
El mentol se ha utilizado para tratar una amplia variedad de enfermedades gastrointestinales. Por ejemplo, puede prevenir o tratar los gases y la hinchazón, por lo que es un tratamiento asistencial potencial para el síndrome del intestino irritable, indigestión y cólicos, dice University of Michigan Health System. También se puede aplicar tópicamente para ayudar a aliviar la picazón y la inflamación debido a la dermatitis de contacto y la urticaria. El mentol tópico también ayuda a aliviar los dolores de cabeza, dice University of Maryland Medical Center. Además, la gente ha tomado mentol por vía oral para tratar el asma, la bronquitis, los resfriados, la gripe y otras enfermedades respiratorias. No existe evidencia científica concluyente, ampliamente aceptada que apoye el uso del mentol en el tratamiento de cualquier condición médica, sin embargo.

Función
El mentol actúa como carminativo, es decir, previene y trata los gases en los intestinos. También relaja los músculos intestinales y evita los espasmos. Además, tiene acciones analgésicas y antiinflamatorias, señala University of Pittsburgh Medical Center. El posible uso del mentol en el tratamiento de las enfermedades respiratorias se debe a su capacidad de dilatar los bronquiolos, dice Memorial Sloan-Kettering Cancer Center. Su uso en el tratamiento de los resfriados, la gripe y la bronquitis también está relacionado con sus acciones expectorantes, lo que implica el adelgazamiento y el aflojamiento de la congestión mucosa.

Pago fácil y seguro

Ofrecemos diferentes métodos de pago, Paypal, TPV Virtual, Transferencia Bancaria.

Tu pedido en 24/48h.

Y además por compras superior a 40€ gastos de envío gratis.

Atención personalizada

Atendemos vía Whattsapp en el 672345254 y realizamos consultas por Skype.

5% Dto.

Por compras superiores a 60€ con el cupón DTO5X60